Reflexiones sobre el oficio de geógrafo (Continuación)

Contenido principal del artículo

Resumen

En el transcurso de la evolución científica ocurrida durante la última centuria varios dominios se han emancipado, uno tras otro, de la Geograffa, a medida que los instrumentos de cálculo hicieron posible penetrar en su espesor. El genial precursor que fue Varenius había dividido ya su Geographia Generalis (1650) en tres partes, consagradas respectivamente a las tierras emergidas, la atmósfera y los océanos. Las affectiones generalis telluris que pretendió explicar eran, según su concepción, íntegramente físicas y correspondían a los tres estados de la materia. Con los medios de observación de que dispuso Humboldt, el clima se estudiaba tan sólo en el contacto con el relieve de las tierras emergidas ; la temperatura, la salinidad, y el movimiento de las aguas marinas, se determinaban únicamente en la superficie de los mares. Por lo que respecta al interior de la Tierra y al fondo de los océanos, había que limitarse a meras hipótesis.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo

Cómo citar
Reflexiones sobre el oficio de geógrafo: (Continuación). (1981). Didáctica Geográfica, (7), 83-91. Recuperado a partir de https://didacticageografica.age-geografia.es/index.php/didacticageografica/article/view/561
Sección
Artículos